lunes, 3 de julio de 2017

La Gran Evasión

Uno de esos clásicos que no me canso de ver. "La Gran Evasión" es una superproducción repleta de estrellas con una mezcla perfecta de drama, suspense, comedia y cine bélico clásico. Venid que os cuente sobre esta joya y por qué es uno de mis clásicos favoritos...

La historia, basada en hechos reales, cuenta los planes de fuga desarrollados por un variopinto grupo de aliados en un campo de prisioneros alemán durante la Segunda Guerra Mundial. El campo ha sido concebido como un centro altamente preparado para bloquear intentos de fuga, y todos los prisioneros considerados problemáticos y reincidentes en sus evasiones de cárceles alemanas han sido enviados allí. Americanos, ingleses, australianos, irlandeses... prisioneros de todas las nacionalidades con muy distintas personalidades, deberán unir fuerzas para realizar la mayor evasión en masa ideada hasta la fecha.

Atención, nos fugamos...
A pesar de lo crudo que pueda parecer el argumento, el acercamiento de la película al tema es amable, permitiéndose momentos cómicos y hasta cierta fantasía con la libertad de movimientos de los prisioneros, llevándose la palma el personaje interpretado por James Garner, un oficial americano especialmente hábil para conseguir suministros, y cuya relación con un inocente soldado alemán es un contrapunto cómico para el duro internamiento de los soldados durante la guerra.  Richard Attenborough, en su papel de "Gran X", líder de los prisioneros, aporta el punto de seriedad y suspense a la película. Los dramas los aportarán Charles Bronson, que si bien parece que tiene un papel tan plano como cualquier otro de su carrera, no tarda en ofrecer una faceta al final de la película que le hace más interesante, y Angus Lennie, que será el reflejo de la desmoralización en sus intentos fallidos. Steve McQueen, aportará dinamismo y acción, sobre todo en la parte final, montado sobre una moto haciendo alarde de su pasión por la velocidad, y a pesar de tener un papel secundario, es capaz de convertirse en la gran estrella con un sonrisa  o un chiste rápido. La película hace uso de las distintas personalidades y habilidades de su largo elenco de actores para tocar cada palo, mientras asistimos al espectáculo de la preparación del gran plan de fuga, salpicado entre medias por distintos intentos individuales, casi desde el primer minuto.

Steve McQueen en su salsa, sin dobles ni CGI...
Quizá el tocar varias temáticas de una forma simpática y suavizando la tensión real de un campo de concentración sea uno de los aciertos de la película, que nos permite un acercamiento más suave. El elenco de actores protagonistas se desenvuelve tan especialmente bien en sus papeles, que parece que hayan sido escritos para ellos. Otro de sus aciertos es el ritmo que lleva la película, que a pesar del número de protagonistas, reparte la atención entre todos creando un clímax de tensión y aventuras que engancha fácilmente. Y a pesar de su tono amable, no olvida el drama y la claustrofobia inherente a una cárcel y la película termina con un sabor agridulce, al conocerse el desenlace de los distintos protagonistas. John Sturges cumple competentemente con la dirección creando un clásico que es casí una referencia en el género.

Punto especial para la música, con un tema principal innolvidable con el que fácilmente puedes sorprenderte a ti mismo silbando, del mismo nivel que el tema de "El Puente sobre el Río Kwai".

¿Claustrofobia? ¿Donde?
Su mayor pega, sin duda, es la falta de credibilidad, que, curiosamente, se debe a uno de sus aciertos, pues es consecuencia de querer crear una película amable sobre un drama carcelario y sobre la guerra. Perdonándole este punto flojo y otorgándole ese punto de fantasía, estamos ante una película de evasión en todos sus sentidos. Durante más de dos horas y media estaremos ante un entretenimiento magnífico, que toma detalles reales de la fuga (que sí, fue real y recogida en un libro por uno de sus artífices, Paul Brickhill, en el que se basa la película). Este tono amable me permitió conocer la película desde muy joven, y es uno de esos títulos que no me canso de ver repetidamente.